Logo Lozada Viajes

El primero de agosto es una fecha especial en estas latitudes. "Es cuando el invierno comienza a retirarse": momento especialmente ligado a las culturas originarias de la región y que deja sus marcas en prácticas que persistieron el paso del tiempo hasta llegar a nuestras épocas. En estas costumbres destaca la de realizar la celebración a la Pachamama, revitalizada en los últimos años en el marco de llamar la atención hacia la crisis climática y la urgente necesidad de transitar hacia formas de desarrollo más sustentable y amigable con el planeta.

Viajar nos permite conocer mejor y abrir nuestra mente y alma a saberes ancestrales y nuevas experiencias. Por eso aprovechando la llegada de agosto hacemos este recorrido por seis de los lugares más significativos; donde más puede experimentarse la conexión con las culturas originarias del mundo andino sudamericano. ¿Vamos?

Tiwanaku. A pocos kilometros de La Paz, Bolivia y del Lago Titikaka

1- Pucará de Tilcara

Comenzamos por Tilcara, en Jujuy donde nos encontramos con el Pucará, la fortaleza que además de defensa ante posibles ataques (por su posición estratégica dominaba los caminos para llegar al lugar) tenía también fines sociales y religiosos. Desde esa altura podían controlarse los campos de cultivo circundantes y las viviendas de los campesinos en los terrenos bajos. 

El pucará de TIlcara: nuestra primera parada es en Jujuy, Argentina.

El Pucará de Tilcara es una de las más importantes y conocidas de las antiguas poblaciones prehispánicas de la región Humahuaca. Tiene una extensión de 8 a 15 hectáreas y aproximadamente 1200 años de antigüedad. En el pucará se identifican varios barrios de viviendas, corrales, una necrópolis y un lugar para ceremonias sagradas, entre otros espacios.


2- Ruinas de Tiwanaku

La segunda parada en este recorrido es el Tiahuanaco, una antigua ciudad arqueológica ubicada en el Departamento de La Paz, Bolivia, a 15 km al sudeste del lago Titicaca. Caracterizada por su arquitectura decorada con relieves y planos incisos colocados sobre estelas; está compuesta por siete construcciones arquitectónicas importantes: Kalasasaya, Templete Semi-subterráneo, Pirámide de Akapana, Puerta del Sol y Puma Punku también grandes pirámides y esculturas.

Milenario. El Tiwanaku o Tiahuanaco fue el centro de una vasta cultura preincaica que ocupó territorios al suroeste de Perú, oeste de Bolivia y el norte de Chile y Argentina.

3- El lago Titicaca.

Une Bolivia y Perú: es el lago sagrado de las culturas kechuas y aymaras que fue cuna de las civilizaciones del mundo incaico. Está ubicado en el Altiplano andino a una altitud promedio de 3800 metros (es el lago navegable más alto del mundo).

Entre sus múltiples atracciones están las islas flotantes de los Urus, un grupo de islas artificiales hechas por los miembros de esta etnia autodenominados "pueblo del lago".

La vida de este pueblo depende del lago y de la totora. Esta última es una planta de la cual no sólo hacen sus islas, sino también sus embarcaciones llamados "caballitos de totora". 

Las Islas flotantes de los Uros "pueblo del lago". Titikaka. 

4- Laguna de Guatavita

Vamos bastante más al norte para llegar a la famosa laguna de #Guatavita, en Colombia, cerca de Bogotá, donde nació la leyenda de El Dorado.

Los aborígenes de la cultura muisca la consideraban una laguna sagrada y allí hacían sus pomposos rituales: cuando se proclamaba como cacique la persona elegida debía llegar totalmente pura de pensamiento a la laguna, colocarse ungüentos y ponerse oro.


La laguna de Guatavita, cerca de Bogotá, cuna de la cultura Muisca y de las leyendas en torno al Dorado.

En la ciudad de Bogotá es super recomendable visitar el Museo del Oro, donde se pueden apreciar réplicas de las doradas balsas ceremoniales de la cultura Muisca. ¡Increíble!

Balsa Muisca. Museo del Oro. Bogotá

5- Ruinas De Pumapungo

Y en Cuenca, Ecuador, llegamos al parque arqueológico de Pumapungo, que constituyó un barrio de la antigua ciudad de Tomebamba de tipo religioso. Su nombre significa “Puerta de León”. En este sitio se han encontrado vestigios arqueológicos, por este razón se afirma que fue construido por el Inca Huayna Cápac, uno de los gobernantes más destacados del Tahuantisuyo. Los materiales utilizados en su mayoría son rocas volcánicas.

Pumapungo. En Cuenca, Ecuador

6- Machu Picchu

Y finalmente llegamos al indiscutido centro del mundo andino: El Machu Picchu que en quechua significa «Montaña Vieja». Es el nombre contemporáneo que se da a una llaqta —antiguo poblado andino— incaica construida antes del siglo XV en el promontorio rocoso que une las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu en la vertiente oriental de la cordillera Central, al sur del Perú y a 2490 msnm, altitud de su plaza principal. Su nombre original habría sido Llaqtapata.

Machu Picchu es considerada al mismo tiempo una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería. Sus peculiares características arquitectónicas y paisajísticas, y el velo de misterio que tejido a su alrededor lo han convertido en uno de los destinos turísticos más populares del planeta. 

Machu Picchu está en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1983, como parte de todo un conjunto cultural y ecológico conocido bajo la denominación Santuario histórico de Machu Picchu. El 7 de julio de 2007 Machu Picchu fue declarada como una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno en una ceremonia realizada en Lisboa (Portugal), que contó con la participación de cien millones de votantes en el mundo entero. — en Machu Picchu, Peru.

Machu Picchu, una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería que muestra la sabiduría de la cultura incaica.

>> Conocé y aprovechá el programa Perú y Bolivia en Bus y viví una experiencia inolvidable.

Más que folclore.


Emplazada en una reserva natural, la visita a la laguna de Guatavita incluye el recorrido por una réplica del pueblo muisca, con el acompañamiento y explicación de guías especializados.

Viajar y conocer también nos conecta con la sabiduría milenaria que se transmite en la cultura, en las costumbres y las tradiciones. Y a menudo importantes aportes para nuestra vida moderna. Es el caso de la cosmovisión andina que entiende que no debemos perder el vínculo estrecho con la naturaleza, con la madre tierra, que más que una fuente de recursos es fuente de vida.